Logo Tron (TRX)

Tron es una plataforma de cadena de bloques descentralizada con una criptomoneda llamada TRX. Es un proyecto relativamente reciente, y tiene un sistema de contratos inteligentes parecido al de Ethereum, pero modelado de forma más parecida a un sistema operativo virtual.

En esta página puedes encontrar información sobre Tron desde muchos puntos de vista. Esperamos que te ayude a decidir en qué invertir, y a entender esta cadena de bloques tan especial.

¿Qué hace de TRX una criptomoneda?

Tron es una cadena de bloques que usa criptografía avanzada para asegurar la integridad de todas las transacciones. TRX es la criptomoneda que se transfiere entre direcciones de Tron en dichas transacciones y, además de ser la moneda de cambio para la que está diseñada la red Tron, es la moneda que hay que tener y «congelar» (no se pierde) para conseguir algunos recursos que permiten usar la red, como por ejemplo el ancho de banda o la energía.

Tron es además una moneda que está disponible en muchos intercambiadores y plataformas de inversión en criptomoneda.

La historia de Tron

El proyecto Tron fue fundado en septiembre de 2017 por el emprendedor Justin Sun, justo antes de que China prohibiera las ICO de criptomoneda (initial coin offering, una forma de financiar proyectos gracias a inversiones públicas de todo tipo de cantidades). Sun ya había tenido un puesto de responsabilidad en Ripple, lo que significa que no era un novato en esto de las criptomonedas y cadenas de bloques.

Esa oferta inicial de monedas consiguió 70 millones de USD, y Tron puso en marcha su red en junio de 2018, dejando de ser una token ERC-20 sobre la cadena de bloques de Ethereum para pasar a tener su propia cadena de bloques.

Falta de transparencia inicial y acusaciones de plagio

El white paper de Tron, el documento de diseño que define las funcionalidades principales que tendría la cadena de bloques, fue acusado de plagio. El código fuente del proyecto también fue acusado de plagio, en este caso de EthereumJ, una implementación de Ethereum en el lenguaje de programación Java.

Tron está hecho en Java también, y parece que había muchas partes del código que eran idénticas. Ambos proyectos son de código abierto, y es legal que se inspiren entre ellos, o incluso copiar los proyectos enteros, pero si no se acredita a los autores del proyecto original sigue siendo un plagio aunque sea sobre código abierto.

Por otro lado, Tron es más transparente que algunos grandes proyectos de cadena de bloques en que tiene un documento detallado con las fases del proyecto (roadmap) distribuidas a lo largo de 10 años. En 2021 nos encontramos en la excitante etapa «Great Voyage».

Adquisición de BitTorrent

Todavía en 2018, la fundación de Tron adquirió la empresa que administra el protocolo de transferencia p2p de archivos BitTorrent. Estas tecnologías son muy similares a las cadenas de bloques, al ser descentralizadas, así que hay una buena correlación entre las tecnologías que se usan y las filosofías que suelen motivar su uso.

Justin Sun se convirtió en el CEO de la empresa, que también fue renombrada a Rainberry, Inc.

La tecnología de Tron

Lo más destacable tecnológicamente de Tron es su plataforma de contratos inteligentes y aplicaciones distribuidas (DApps). Estas DApps pueden ser cualquier cosa, desde un intercambiador descentralizado de criptomonedas hasta un videojuego en línea, pasando por plataformas de micropréstamos y otros instrumentos financieros transparentes, automatizados y descentralizados.

Los recursos de la red de computación distribuida Tron

La TVM (Tron Virtual Machine) permite ejecutar programas en la red Tron en forma de contratos inteligentes. Dependiendo de lo que queramos hacer, la máquina virtual considerará que consumiremos uno o más de los siguientes recursos:

  • Ancho de banda (bandwidth)
  • Computación (CPU)
  • Almacenamiento (storage)
  • Memoria (RAM)

Congelar una cantidad de TRX por un día te da una cuota de ancho de banda y energía para usar durante este día. Esto no consume tus TRX, sino que los puedes mover una vez más al acabar el día. Pero si los mantienes congelado todos los días puedes hacer transferencias y ejecutar contratos inteligentes.

Este sistema de simplemente congelar TRX y conseguir usar la plataforma de forma virtualmente gratuita (si tu inversión es de la magnitud adecuada para el uso que quieres hacer de ella) nos recuerda mucho a los algoritmos de prueba de participación, así que hablemos de la forma que tiene Tron de asegurar el consenso en la red.

Consenso por prueba de participación delegada

Tron es una cadena de bloques moderna y no se mina, sino que las transacciones se validan a través de una red de 27 validadores llamados superrepresentantes (SR) que verifican las transacciones y las empaquetan en bloques.

Las cuentas en posesión de TRX pueden votar periódicamente a quien quieren que se convierta en SR, y así se delega la prueba de participación.

Los SR también pueden proponer cosas sobre el futuro de la tecnología, que se votan por los mismos SR y un grupo secundario llamado los SR partners.

Esta forma de gestionar el proyecto desde dentro de la misma cadena de bloques es otro de los avances de Tron, ya que abre la posibilidad de que el equipo original no tenga mucho que decir sobre el futuro de la red, si hay una mayoría que piensa de forma diferente.

Tokens en Tron

La cadena de bloques de Tron ofrece soporte para tokens de varios tipos, llamados TRC-20, TRC-10 y TRC-721. Las tecnologías que se ofrecen cubren los casos de uso de los tokens de Ethereum, tanto ERC-20 como NFT.

Alta escalabilidad y gran número de transacciones por segundo

La máquina virtual puede escalar una DApp de forma que funcione para decenas de miles de usuarios simultáneamente, y la red puede servir 2000 transacciones por segundo en la actualidad. Esta última cifra es superior en órdenes de magnitud a las transacciones que ofrecen cadenas de bloques más mayoritarias como Bitcoin o Ethereum.

El saludable ecosistema de DApps en Tron

Tron fue una de las primeras cadenas de bloques de pasar a producción su plataforma de computación distribuida, y ha sido la elección de bastantes desarrolladores de DApps que han pasado a poblar la máquina virtual de Tron. Esto hace que Tron tenga mucho potencial en cuanto a DeFi (finanzas distribuidas), ya sea en intercambiadores como en otros instrumentos financieros como micropréstamos, etc.

La máquina virtual también es compatible con la de Ethereum, por lo que es fácil migrar una DApp desde la cadena de bloques Ethereum, o de otra de las varias que también ofrecen esta compatibilidad.

Básicos: ¿qué es una cadena de bloques?

Una cadena de bloques (también conocida como blockchain) es una especie de base de datos o libro de contabilidad que usan las criptomonedas más convencionales para llevar la cuenta de todas las transacciones y los balances de sus usuarios (direcciones).

Se llama así porque las transacciones que se van encargando a la cadena de bloques en tiempo real van quedando pendientes hasta que un número de ellas se resuelven a la vez (algo similar a las transacciones atómicas de algunas bases de datos tradicionales). Cada vez que se resuelve un número de transacciones y se actualiza el estado de la red se llama un bloque. Es decir, que las transacciones se realizan en bloques de varias transacciones cada varios segundos o minutos, dependiendo de la rapidez de cada cadena de bloques.

Básicos: ¿cómo funcionan las direcciones, cuentas o billeteras de Tron?

Se puede pensar en cada dirección de Tron como en una cuenta bancaria. Cada persona puede tener cualquier número de direcciones, y estas se generan fácilmente y sin coste considerable.

La dirección es una cadena de letras y números que no podremos determinar nosotros mismos y, de forma parecida a una cuenta bancaria, un número de teléfono o una dirección de correo electrónico, la gente puede usar tu dirección para enviarte TRX (la criptomoneda de Tron) o, si eres tú quien les transfiere una cantidad, ellos verán tu dirección como remitente.

Cada dirección se genera junto con una clave privada, que es parecida a una contraseña pero, una vez más, no la decidimos nosotros (lo que seguramente ayuda a que sea una clave muy segura). Otra diferencia con las contraseñas que tenemos para las cuentas de servicios que ofrecen otras empresas es que Tron no es una empresa, y la red está descentralizada. Nadie más que nosotros tiene acceso a nuestra cuenta ni a nuestra clave privada, y nadie puede ayudarnos a recuperar nuestro TRX si perdemos nuestra clave privada. El TRX permanecerá ahí hasta el fin de los tiempos (o hasta que alguien acierte la clave privada, lo que primero pase), pero no podremos transferirlo a un intercambiador para venderlo, ni podremos usarlo para pagar nada.

Así que es muy importante conservar a buen recaudo las claves privadas de nuestras direcciones de criptomoneda, de manera que nadie más que nosotros tenga acceso a ellas pero a ser posible con alguna forma segura de recuperar nuestra dirección si pasa algo.

Lo que recomendamos es una billetera física, si la cantidad que tienes invertida en criptomoneda es mucho mayor que lo que cuestan las más baratas (alrededor de 50 USD).

Evolución del precio: ¿cómo de volátil es?

Tron es una moneda conocida y con uso real a través de las aplicaciones distribuidas que funcionan sobre su máquina virtual. Su precio refleja los movimientos de Bitcoin y del mercado completo de las criptomonedas hasta cierto punto. Pero remontémonos a sus inicios después de dar la precaución de que los precios unitarios de la moneda son muy bajos, pero esto es porque hay muchísimos TRX en circulación. La suma de toda la moneda tiene un valor muy considerable por lo que, aunque 1 TRX no tiene mucho valor, el proyecto en sí sí lo tiene (miles de millones de USD), así que la cantidad de TRX que compremos será siempre una parte proporcional del valor total del proyecto.

Historial precio Tron (TRX)

Tron se lanzó en septiembre de 2017 como token ERC-20 en Ethereum, ya que todavía no tenía su propia cadena de bloques funcionando. El precio del token en septiembre, octubre y noviembre de 2017 osciló entre 0,002 y 0,003 USD.

La burbuja de principios de 2018

Y justo tras esos primeros meses del token ERC-20 llamado TRX ocurrió la gran burbuja de 2018, que técnicamente empezó en diciembre de 2017.

Primero hubo en diciembre una subida a 0,05 USD. El TRX se mantuvo entre los 0,035 y los 0,05 durante la segunda quincena de diciembre de 2017, y en enero de 2018 se desató la locura.

Al contrario que BTC y otras monedas de gran capitalización, TRX vio su máximo histórico en enero, no en diciembre. Creemos que tienen que ver con que mucha gente buscara monedas alternativas en las que invertir para diversificar sus ganancias procedentes de BTC.

El caso es que Tron subió hasta 0,22 USD el 5 de enero, subiendo un 500% (o multiplicándose por 6) en menos de una semana.

Cuando BTC empezó en a bajar en la segunda mitad de enero, TRX vio una corrección mucho más severa en proporción, porque su subida había sido mucho más pronunciada.

TRX se mantuvo entre los 0,03 y los 0,05 USD hasta finales de abril, cuando se unió a una de las remontadas de BTC y casi llegó a los 0,10 por un instante. Después, siguió bajando poco a poco y acabó el año 2018 en 0,02 USD.

Este precio es mucho más bajo que el máximo absoluto, pero también es diez veces mayor que el precio antes de empezar esta burbuja. Así que, aunque TRX se pasara la mayor parte del año bajando, ¡no fue para nada un mal año!

2019: un año poco excitante para Tron

2019 fue un año lento para casi todas las criptomonedas, pero para Tron fue especialmente aburrido.

Mientras que monedas como BTC remontaron y casi duplicaron su valor, TRX perdió alrededor del 35% de su valor entre el 1 de enero y el 31 de diciembre.

2020: por fin crecimiento estable

Casi todo el año 2020 significó crecimiento lento pero seguro para la mayoría de criptomonedas, y Tron no fue una excepción. Este año Tron sí duplicó su valor, terminando en unos 0,027 USD.

El ascenso meteórico de BTC de diciembre, sin embargo, no se reflejó todavía en TRX.

Un año muy benigno: 2021

La tendencia al principio del año seguía al alza, y justo sobre le 10 de febrero, cuando BTC vio su primer máximo importante, TRX también estuvo muy alto unos días: entre 0,05 y 0,06 USD del 10 al 21 de febrero.

Rápidamente bajó, pero solo hasta 0,044 USD, y continuó un ascenso menos repentino hasta superar ese máximo de 0,06 USD de febrero un mes después. Y, una vez más, llegó la locura.

BTC ya llevaba semanas en una meseta muy alta, pero Tron vio un crecimiento meteórico entre el 30 de marzo (0,066 USD) y el 5 de abril (0,14 USD), doblando un valor nada desdeñable en menos de una semana, y 10 días después alcanzó los 0,17 USD el 15 de abril.

Este ha sido por ahora el máximo de Tron para este año y, tras bajar como todas las monedas en mayo, ha pasado los meses siguientes bajando y subiendo de forma orgánica entre los 0,05 y los 0,08 USD. Una vez más, los precios son mucho más altos que los del año anterior.

¿Cuánta moneda hay en circulación?

Hay una cantidad ingente de TRX en circulación, que es la causa de que la capitalización de mercado sea tan alta (5.000 millones de USD) cuando el precio unitario es tan bajo.

Están en circulación más de 71.600 millones de TRX, de 100.850 millones que puede llegar a haber. Y la suma de todos esos tokens TRX es lo que nos da la capitalización de mercado de cinco mil millones de dólares.

¿Va a subir de precio Tron?

Esta es la pregunta que nos hacemos. Por supuesto, nadie sabe lo que va a pasar porque siempre hay muchos factores en juego, como por ejemplo:

  • El precio de Bitcoin (Tron sigue siendo una altcoin para muchos)
  • La economía global
  • Las nuevas leyes de los diferentes países
  • La impresión del público general sobre las criptomonedas y Tron en particular
  • Crecimiento en el uso real del potencial de la tecnología de Tron, como la DeFi o las NFT
  • Mayor concienciación medioambiental en la comunidad de las criptomonedas, que hará que se aprecien más las tecnologías de cadena de bloques sin minado

Teniendo en cuenta la trayectoria de estos últimos años, las proyecciones son muy optimistas a largo plazo. Pero es inevitable que haya correcciones y baches en el camino (Tron no va a subir siempre a corto plazo).

Conclusión

Tron es una de las cadenas de bloques más importantes del mundo que no se mina, sino que sus bloques se añaden basándose en un algoritmo eficiente energéticamente que no depende del minado ni de las tarjetas gráficas de PC. Su máquina virtual es muy conveniente, y los recursos de la misma están modelados en una economía muy detallada y justa.

¿Cómo de importante es que una cadena no necesite ser minada? Nosotros creemos que esto tiene un impacto muy importante, y esperamos que la plataforma Tron siga creciendo en volumen.

No podemos decir que sea una buena inversión para todo el mundo, pero a nosotros nos gusta más que la mayoría de criptomonedas. Os animamos a aprender más sobre esta cadena de bloques, y cualquier forma de inversión en ella, aunque sea comprar TRX en un intercambiador, financia de alguna manera la red Tron y hace más probable que siga siendo un éxito.

Esperamos que hayáis encontrado algo nuevo en este artículo, y que os hayáis podido formar vuestra propia opinión sobre las inversiones en Tron.

Intercambiadores de criptomonedas recomendados

Plataforma
Nota
Regulada
Bonos
Depós. mín.
Ret. medios
1.
CoinEx –

No

Comisión de transacciones gratis

10 USDT

753%

2.
Huobi –

Hasta 170 USD en puntos

0

769%

3.
Binance –

No

30% descuento en comisiones

No

768%

4.
Kraken –

No

1 USDT

723%

5.
Coinbase –

10 USD 1ª operación > 100 USD

No

758%