Guía para NFTs: todo lo que debes saber

Empecemos por un ejemplo: supongamos que alguien te regaló un cuadro de Leonardo da Vinci.  Al principio, probablemente no creerías que se trate de un original, pero si vino de una persona de confianza, podrías buscar un experto en arte y confirmar su autenticidad. Entonces el experto iría a tu casa y examinaría la pintura. Si el experto reconoce en el cuadro el estilo de da Vinci, el siguiente paso sería llamar a un equipo de tasadores de arte para verificar que no sea una falsificación bien pintada. Parece un poco exagerado, ¿no lo crees? Pero,  ¿habría otra manera de comprobar si realmente es un original?

Con los NFTs o tokens no fungibles, el escenario anterior jamás sucedería. Cuando un NFT está vinculado a una obra de arte digital, puedes estar completamente seguro de que es original. Si se toma una captura de pantalla de una obra digital convertida en NFT, esa captura nunca será el original. En pocas palabras, la captura de pantalla no tendría el token encriptado (NFT) que está vinculado a la obra. Cualquiera puede identificar fácilmente alguna copia falsa porque no estaría incluida en el blockchain. En fin, no se necesitaría ningún equipo de expertos que confirme su autenticidad.

Por esta razón, artistas digitales como Beeple pueden vender una obra de arte NFT por hasta 69 millones de dólares. Con los NFTs, sabemos a ciencia cierta que se trata de un original de Beeple. Siempre y cuando exista un token vinculado, no queda espacio para dudas. El reconocido usuario MetaKovan puede estar tranquilo sabiendo que es el único propietario de ‘Everydays: The First 5,000 Days’ de Beeple. La obra nunca será atribuida por error a otro artista, como sucedió con una pintura de Rembrandt que, durante décadas, se pensó que había sido pintada por su aprendiz.

Ahora comenzamos a entender por qué los NFTs se han popularizado a nivel mundial. Para saber más sobre este tipo de tokens, veamos cómo se creó este ecosistema.

Breve historia de los NFTs

Las colored coins o monedas coloreadas en blockchain de Bitcoin se consideran los primeros NFTs. Eran tokens con funcionalidad limitada y mucho menos efectivos que los NFTs actuales, sin embargo, abrieron el camino para la creación de los tokens no fungibles. Las monedas coloreadas representaban múltiples activos, como cupones, propiedades, suscripciones y coleccionables digitales. Aún así, la tecnología estaba en sus primeras etapas por lo que una base de datos normal resultaba mucho más práctica que usar estos tokens, así que su uso nunca fue generalizado.

No obstante, esto permitió a la gente ver el potencial de tener activos en un blockchain, y no fue sino hasta que apareció Counterparty en 2014, una plataforma construida sobre el blockchain de Bitcoin, que los NFTs comenzaron a tomar forma. Los primeros activos y juegos digitales fueron implementados en Counterparty, con juegos populares como Spells of Genesis y Pepe Memes.

Para 2017, Ethereum ya había comenzado a despegar y los famosos Cryptopunks fueron añadidos a su blockchain. Estos 10.000 personajes únicos pronto se convirtieron en coleccionables digitales muy populares. Los Cryptopunks son bastantes simples, pero fueron de los primeros NFTs creados en Ethereum. En octubre de ese mismo año aparecen los CryptoKitties, un punto clave que aumentó drásticamente la popularidad de los activos digitales. Inversores como Samsung NEXT y Google Ventures comenzaron a invertir en NFTs cuando vieron sus inmensas posibilidades.

En 2018 y 2019, mercados NFT como OpenSea y Rarible comenzaron a ganar terreno, con lo cual todos podían crear sus propios NFTs. Esto se debió en su mayoría a que con la cartera Metamask se podía acceder más fácilmente al entorno NFT. Aunque se propuso originalmente en 2018, el estándar ERC-721 utilizado actualmente para estos tokens comenzaría a popularizarse recientemente.

Gracias al ERC-721, hoy existen plataformas como Decentraland, Crypto Heroes, Gods Unchained y una gran variedad de juegos y aplicaciones. El estándar ERC-721 (Solicitud de Comentarios de Ethereum 721) permite más que solo cartas intercambiables y coleccionables. Se pueden acuñar tokens en forma de entradas para eventos, terrenos digitales, ropa de juego única, música y videoclips, además de una infinidad de funciones que permiten la creación de más activos. Todos estos también son interoperables en la red Ethereum, lo cual permite funcionalidades multiplataforma. Por ejemplo, en Decentraland existen museos de realidad virtual de arte NFT comprado en otras plataformas.

Ahora que sabemos un poco más sobre la historia de los NFTs, veamos cuál es la idea general de estos tokens.

¿Qué significa ser fungible?

Para comprender mejor de qué tratan los NFTs, debemos saber qué significa ser fungible. La fungibilidad es un término generalmente utilizado en finanzas para hablar de elementos que son intercambiables e indistinguibles. Los artículos fungibles también se pueden dividir en partes.

Un ejemplo fácil para explicar esto son las monedas. En dólares estadounidenses, un billete de 5$ es intercambiable e indistinguible de otro billete de 5$. Cinco billetes de 1$ equivalen a un billete de 5$, y cuatro billetes de 5$ equivalen a un billete de 20$, y así sucesivamente. A esto se le considera fungible. Aunque son escasas y fueron creadas con tecnología avanzada, las criptomonedas también son de cierta manera fungibles. Un Bitcoin es perfectamente intercambiable por otra unidad de Bitcoin, de la misma manera que 0,02 Bitcoin es fungible con otro 0,02 Bitcoin.

Ejemplos de activos no fungibles

Lo más probable es que tu gato no sea intercambiable con el de tu vecino. Incluso si el gato del vecino es de la misma raza siamesa, es posible que tu gato sea más agradable y no arañe los sillones. Una carta Pokémon rara de edición limitada tampoco sería fungible. Aunque un Pikachu de primera edición podría tener los mismos hologramas que otro Pikachu de primera edición, su estado podría ser diferente y hacer que uno se venda en una subasta por 40 mil dólares, mientras que el otro se podría vender por 80mil. Tu automóvil tampoco es fungible. Incluso si es exactamente el mismo modelo, el tuyo podría tener muchos más kilómetros o tener un interior más limpio, lo que hace que el valor sea diferente al de otro con menos kilómetros pero más dañado.

Gatos, cartas, autos… todos son indivisibles. Si se separan en partes diferentes su valor cambiara. Por ejemplo, no se puede cortar una carta coleccionable de béisbol y esperar que tenga el mismo valor. Con activos fungibles como el dólar estadounidense, se puede dividir un billete de 20$ en billetes de 1$, en cambio, los activos no fungibles son distinguibles y no intercambiables.

Estas cualidades son las que intenta transferir un NFT a un activo. La tecnología de encriptación se asegura de que lo que posees es el original. El token vinculado a esa obra de arte, objeto de colección o propiedad digital sería exclusivamente tuyo. Si compras una obra de arte de Fewocious, una carta coleccionable digital o una propiedad en juegos como Upland, puedes estar seguro de que ese activo digital es completamente tuyo. La ventaja es que no se necesita una gran cantidad de papeleo y verificación para asegurarte de que eres el propietario de ese terreno digital específico, solo basta con ser propietario del token.

Entonces podemos preguntarnos: ¿Por qué alguien gastaría sus criptomonedas ganadas con esfuerzo en este tipo de activos? ¿Hay algo más que intentar intercambiar estos activos para hacerse rico?

Valor subjetivo

El valor subjetivo es la razón principal que hace que los NFTs sean tan valiosos. Si alguien piensa que una carta digital del Super Bowl de Gronkowski vale 1,8 millones de dólares, entonces hay un mercado para esa carta. De alguna manera, queda firmado digitalmente por la persona que genera el NFT. En tal caso, el comprador sería propietario de la carta de Grownkowski para siempre, y eso tiene mucho valor sentimental para quienes admiran a las celebridades.

También se podría asegurar que los NFTs son mucho más seguros que poseer un activo físico, como alguna carta coleccionable. Por ejemplo, podría haber un incendio devastador que queme la casa y tu colección de cartas raras, o tal vez un ladrón se entera de que posees una carta única de Babe Ruth valorada en 1 millón de dólares y la roba. Con los NFTs esto deja de ser un problema ya que la propiedad se otorga desde el blockchain y todas las computadoras de la red pueden reconocer esa propiedad. Por esto, el valor subjetivo de un NFT es mucho mayor.

Resumen de la tecnología NFT

Quizás te preguntes, “¿Y cómo es posible que esta tecnología exista?”

Como se emplea la tecnología blockchain, se necesitaría una computadora absurdamente poderosa que revise y verifique el hash (el algoritmo encriptado) y así obtener acceso a las claves de propiedad del token. Descifrar esa encriptación código requeriría una potencia de cómputo descomunal, por lo que sería poco práctico intentarlo. Además, si algo está mal en el libro mayor digital, la red lo identifica como inválido.

Este es básicamente el funcionamiento de las plataformas entre pares (peer-to-peer), donde no se necesita una autoridad central como un gobierno o banco. Para eliminar la plataforma, se tendrían que destruir todas las computadoras y nodos de red, y solo con una copia del libro mayor del blockchain quedan registradas todas las transacciones, por lo que se tendrían que destruir todos y cada uno de los nodos para detener una red blockchain con mucha actividad.

Los NFTs son tokens construidos sobre bloques de algoritmos muy complejos. En lugar de una criptomoneda fungible como el Bitcoin, los NFTs se caracterizan por su singularidad e inmutabilidad.

Cada NFT es como una firma digital escrita con un algoritmo encriptado, que añade otra dimensión de singularidad y escasez. Una vez configurado en un activo digital específico, como una propiedad, criatura, carta, obra de arte, o lo que sea, el activo se vuelve inmutable. Inmutabilidad significa que los datos no se pueden cambiar, falsificar ni alterar.

Luego, la transacción queda encriptada en el blockchain y cada computadora o nodo registra la operación. Con un solo nodo que contenga una copia del libro mayor del blockchain, siempre tendrás todos estos datos registrados. Incluso si tu computadora dejara de funcionar inesperadamente, los datos estarían guardados en otros nodos.

La utilidad de un protocolo de estandarización está más que demostrada. Por ejemplo, Internet utiliza el protocolo HTTP, así que los desarrolladores de sitios web no tienen que inventar su propia versión de HTTP para crear sitios web. De manera similar, blockchain y el ERC-721 en el que se basan la mayoría de los NFTs facilitan la creación de NFTs. El problema con esto es que si la red falla, todos son afectados. Un problema común que vemos actualmente en la red de Ethereum son las altas tarifas (conocidas como gas) al momento de crear, comprar o vender un NFT, lo que hace que protocolos más modernos como Cardano sean opciones más atractivas para los nuevos inversores y desarrolladores.

Cómo crear, comprar y vender arte NFT

Si eres un artista que admira cómo tantos artistas digitales hacen millones en un abrir y cerrar de ojos, probablemente estés pensando en aprovechar la oportunidad. Aunque algunos protocolos como Zilliqa, TRON, Flow y Cosmos permiten a los usuarios generar sus propios NFTs, lo más común es crearlos en Ethereum. Ahí es donde las ventas más grandes ocurren. Los principales mercados para crear estos NFTs son Mintable, Rarible y OpenSea.

Para crear una cuenta, primero debes conectar tu cartera. Una de las opciones más populares es Metamask.

En la aplicación puedes crear tu propia colección para vender en el mercado. Puedes tomar tu NFT de otra plataforma como Rarible o crear uno directamente en OpenSea. Una vez creada tu colección, debes elegir qué cualidades tendrá tu NFT, por ejemplo, la cantidad de copias que existirán. Por último, para generar el NFT y comenzar a subastarlo, se debe pagar una tarifa (gas) para comenzar el proceso. Mercados como SuperRare o Nifty Gateway son selectivos y operan como una verdadera galería de arte. Aquí, los artistas deben envíen sus obras primero o deben ser invitados a poner sus colecciones en la plataforma en lugar de generar el NFT por su cuenta.

No importa si utilizas una plataforma que te permita generar tus propios NFTs o una donde debes ser invitado, en cualquier de estos mercados se pueden realizar ofertas (pujas) para comprar NFTs. Si ganas la subasta, te conviertes en el propietario de la obra de arte NFT.

El futuro de los NFTs

A pesar de tantos nuevos protocolos que pronto permitirán generar NFTs, aunque no lo parezca, podemos afirmar que es una tendencia que apenas está comenzando.

Los artistas ya están construyendo fortunas personales con su arte, pero los NFTs apenas comenzaron a adoptarse en 2017. Este año vimos cómo los tokens no fungibles finalmente superaron al blockchain de Ethereum en volumen de búsquedas, pero Ethereum ni siquiera es un término tan común en comparación con la omnipresencia de Bitcoin.

Lo cierto es que con la implementación del nuevo protocolo para Ethereum para reducir las tarifas de gas, y con más y más compradores invirtiendo miles de dólares en NFTs, el ecosistema de los tokens no fungibles seguirá cambiando y evolucionando. Pronto veremos que todo el que busque un futuro en el arte tendrá que conocer muy bien esta emocionante innovación.

Intercambiadores de criptomonedas recomendados

Plataforma
Nota
Regulada
Bonos
Depós. mín.
Ret. medios
1.
Kraken –

No

1 USDT

723%

2.
Coinbase –

10 USD 1ª operación > 100 USD

No

758%

3.
StormGain –

No

25 USD trading bonus

0,0002 BTC

739%

4.
CoinEx –

No

Comisión de transacciones gratis

10 USDT

753%

5.
Huobi –

Hasta 170 USD en puntos

0

769%

Relevant news