LINK es una criptomoneda que sirve para usar y apoyar Chainlink, una red oráculo descentralizada que permite a los contratos inteligentes de cualquier cadena de bloques acceder a información del mundo real (fuera de su propia cadena de bloques) como tasas de cambio de divisas, el pronóstico del tiempo, o incluso resultados deportivos.

En esta página puedes encontrar información sobre Chainlink desde muchos puntos de vista. Esperamos que te ayude a decidir en qué invertir, y a entender esta red tan especial.

LINK es un token ERC-223 en Ethereum que se compra y vende públicamente en varios intercambiadores, lo que permite decir que es una criptomoneda.

Los tokens sobre Ethereum que se intercambian públicamente son criptomonedas almacenadas sobre la cadena de bloques Ethereum. Dentro de los tokens de Ethereum, se oye más hablar de los ERC-20 y los NFT, pero el estándar ERC-223 también existe. Los tokens ERC-223 como LINK se almacenan de la misma manera que los ERC-20, con lo que se conserva la compatibilidad con todas las billeteras físicas y software que puedan manejar ERC-20, pero tienen alguna funcionalidad extra.

En cuanto a NFT, LINK no lo es porque cada unidad de LINK se considera idéntica e intercambiable.

El proyecto lo fundó Sergey Nazarov, quien lleva siendo un emprendedor desde 2009. El primer white paper describiendo el funcionamiento que tendría la red Chainlink se publicó en 2017, y describía un diseño centrado en ser un oráculo para las distintas plataformas de contratos inteligentes.

Otro de los fundadores de Chainlink es Steve Ellis, que estudió en la misma Universidad de Nueva York que Sergey Nazarov, y también ha sido un emprendedor desde 2014 en sistemas distribuidos.

El white paper del proyecto, que detalla el diseño de la red oráculo distribuida que sería Chainlink, se publicó el 4 de septiembre de 2021.

Chainlink fue diseñado como una red oráculo descentralizada. Un oráculo, en el ámbito de las cadenas de bloques, es un sistema que ofrece a los programas que funcionan sobre una cadenas de bloques acceso a datos de fuera de dicha cadena.

Por ejemplo, si tenemos un contrato inteligente funcionando en Ethereum que necesita saber el pronóstico del tiempo de Berlín, el contrato inteligente (el programa) puede pedir esa información a un oráculo.

Hay oráculos centralizados y distribuidos, pero Chainlink es una red distribuida que ofrece esta funcionalidad de oráculo. En un entorno de cadenas de bloques, creemos que tiene mucho valor que un servicio de este tipo sea distribuido.

Hay dos tipos de nodos que hacen posible que Chainlink ofrezca sus servicios:

  • Nodos centrales (core) que distribuyen el trabajo
  • Nodos adaptadores (adapter) que hacen de puente con los datos

Chainlink funciona en Ethereum, donde está su token LINK, pero sus servicios se pueden usar desde contratos inteligentes funcionando en varias cadenas de bloques como Ethereum, Matic Network, Hedera Hashgraph y Binance Smart Chain.

LINK es un token en Ethereum, una cadena de bloques que funciona mayoritariamente con un algoritmo de prueba de trabajo (proof of work, minado). Pero LINK tiene su propio algoritmo de prueba de participación (proof of stake), por lo que está por delante de Ethereum en cuanto a sostenibilidad y eficiencia energética.

LINK es un token en la red Ethereum, lo que significa que cada dirección de Ethereum puede tener asociado un número de tokens LINK. Se puede pensar en cada dirección de Ethereum como en una cuenta bancaria. Cada persona puede tener cualquier número de direcciones, y estas se generan fácilmente y sin coste considerable.

La dirección es una cadena de letras y números que no podremos determinar nosotros mismos y, de forma parecida a una cuenta bancaria, un número de teléfono o una dirección de correo electrónico, la gente puede usar tu dirección para enviarte LINK (la criptomoneda de Chainlink) o, si eres tú quien les transfiere una cantidad, ellos verán tu dirección como remitente.

Cada dirección se genera junto con una clave privada, que es parecida a una contraseña pero, una vez más, no la decidimos nosotros (lo que seguramente ayuda a que sea una clave muy segura). Otra diferencia con las contraseñas que tenemos para las cuentas de servicios que ofrecen otras empresas es que Chainlink no es una empresa, y la red está descentralizada. Nadie más que nosotros tiene acceso a nuestra cuenta ni a nuestra clave privada, y nadie puede ayudarnos a recuperar nuestro LINK si perdemos nuestra clave privada. El LINK permanecerá ahí hasta el fin de los tiempos (o hasta que alguien acierte la clave privada, lo que primero pase), pero no podremos transferirlo a un intercambiador para venderlo, ni podremos usarlo para pagar nada.

Así que es muy importante conservar a buen recaudo las claves privadas de nuestras direcciones de criptomoneda, de manera que nadie más que nosotros tenga acceso a ellas pero a ser posible con alguna forma segura de recuperar nuestra dirección si pasa algo.

Lo que recomendamos es una billetera física, si la cantidad que tienes invertida en criptomoneda es mucho mayor que lo que cuestan las más baratas (alrededor de 50 USD).

Evolución del precio: ¿cómo de volátil es?

LINK ha crecido y evolucionado hasta alinearse hasta cierto punto con los movimientos del mercado, y especialmente los de Bitcoin, aunque solo fuera porque BTC es la moneda que mueve más dinero dentro del mercado de las criptomonedas.

El cuarto trimestre de 2017 fue el primer trimestre completo en el que se vio evolucionar el precio de LINK, que empezó en unos modestos 0,17 USD el 21 de septiembre de 2017 y bajó a 0,13 antes de subir a 0,45 el 30 de septiembre (una subida del 250%). LINK estuvo entre los 0,34 y 0,47 USD cerca de 3 semanas hasta el 18 de octubre.

Después de esta temprana corrección, el LINK apenas sobrepasó los 0,20 USD hasta diciembre. Bitcoin había estado subiendo mucho desde noviembre, y LINK siguió sus pasos aunque a una escala mucho menor, y con un retardo de varias semanas.

La burbuja de 2018

El máximo absoluto de BTC durante esta burbuja fue el 17 de diciembre de 2017, pero el de LINK fue el 8 de enero de 2018 con 1,38 USD. Tras una abrupta bajada a 0,69 USD el 17 de enero, hubo un notable repunte el 20 de enero a 1,22 USD, pero la caída siguió hasta el 5 de febrero cuando el precio de LINK bajó de los 0,35 USD. Este mínimo relativo sí que compartió una fecha común con BTC.

Tras esta importante bajada (que afortunadamente no llegó a niveles de antes de la burbuja) hubo un periodo de bonanza en el que LINK llegó a los 0,77 USD el 19 de febrero, y no llegó a bajar de nuevo de los 0,34 USD hasta el 17 de marzo.

El nuevo mínimo relativo fue de 0,26 USD el 1 de abril, y se dio paso a un nuevo rebrote de la burbuja que llegó a 0,58 USD el 4 de mayo. Estos movimientos también tienen correlación con los de BTC.

Pero a partir del 28 de junio, cuando LINK vio un mínimo relativo muy severo de menos de 0,17 USD, se desemparejó de BTC y empezó una saludable subida a lo largo de 5 meses hasta el 13 de noviembre, cuando el precio llegó a los 0,58 USD.

Puede que la caída de BTC por esas fechas causara una bajada hasta tocar los 0,20 USD el 15 de diciembre de 2018 pero, mientras que BTC siguió bajo todo el primer trimestre, LINK volvió a recuperar el valor perdido y osciló entre los 0,40 y los 0,55 USD desde la segunda semana de enero de 2019 hasta el final de abril.

Lo que pasó a partir de mayo de 2019 es que BTC se preparaba para una muy saludable subida que afectó de forma muy favorable a LINK. El máximo de LINK fue un inaudito valor de 3,70 USD el 29 de junio. En solo el mes de junio, el precio de LINK subió casi un 300%. El volumen más reducido de LINK hizo que el salto de su precio fuera más impetuoso que el de BTC.

LINK siguió los pasos de Bitcoin el resto del año, y acabó el año 2019 en 1,77 USD, uno sus mínimos relativos más severos después de la gran subida de 2019.

Chainlink empezó el año recuperándose de ese mínimo relativo del fin de año, y tanto LINK como BTC tuvieron un último repunte antes de pasar unos meses más tranquilos. Este repunte de LINK superó el máximo absoluto del año anterior el 11 de febrero de 2020, y el precio se mantuvo en el rango entre los 3,50 y los 4,70 USD hasta el 11 de marzo, todo un mes. Esta remontada de LINK fue mucho más pronunciada que su homóloga en BTC.

Y ese fue el día en que LINK perdió la mitad de su valor, y BTC perdió casi un 40%. El precio se mantuvo alrededor de los 2 USD hasta el 5 de abril, y el 6 de abril saltó a los 3,14 USD dando paso a una larga subida gradual de 3 meses hasta el 5 de julio, cuando llegó a los 4,74 USD igualando el máximo histórico del 11 de marzo.

Increíble crecimiento desemparejado de BTC en el tercer trimestre de 2020

¡Nos acercamos a uno de los movimientos más sorprendentes de la historia de Chainlink! Bitcoin no vería crecimiento salvo una meseta que mantuvo entre el final de julio y el principio de septiembre, pero LINK empezó su subida descontrolada tan pronto como el mismo 5 de julio, en el que como hemos dicho recuperó el valor de su máximo absoluto hasta el momento.

El precio subió a 8,34 USD el 15 de julio antes de volver a bajar (un crecimiento de más del 80% en 10 días), y tras bajar hasta los 7,10 USD el 27 de julio (como veis, no fue muy dura la corrección) empezó a subir otra vez ¡hasta llegar a los 19,10 USD el 15 de agosto!

Estamos en unas cifras muy superiores a aquellas a las que estamos acostumbrados para LINK, pero el token mantuvo un precio alrededor de la franja entre los 10 y 15 USD por el resto del año, solo viendo una breve caída acusada hasta los 7,70 USD el 23 de septiembre. Esta bajada se sincronizaba con una más pequeña de BTC, pero la caída más importante que tuvo BTC el 5 de septiembre, en cambio, no tuvo mucha repercusión en Chainlink.

De una forma u otra, LINK se recuperaba rápido y acabó el año con una etapa muy alta y estable a la vez que BTC subía muy alto. LINK terminó el año con un valor de 11,27 USD, una vez más en un mínimo relativo. Pero un mínimo relativo casi 140% mayor que el del año anterior (4,74 USD).

Hasta el día de hoy, 2021 ha sido un año bastante estable para Chainlink en comparación con BTC, lo que quiere decir que cuando subió Bitcoin subió LINK, y que cuando bajó Bitcoin bajó LINK. Y toda esta correlación a un nivel muy alto porque 2020 acabó con LINK más alto que nunca.

Esto quiere decir que LINK vio mucho crecimiento entre marzo y mayo de 2021. ¡Y así fue! Mientras Bitcoin estaba en una meseta, Chainlink incluso vio más crecimiento que BTC. Y, como otras criptomonedas, vio su máximo absoluto el 9 de mayo, justo antes de que Bitcoin sufriera esa fuerte corrección de 2021.

Ese 9 de mayo, Chainlink llegó a 52,20 USD. ¡Un aumento de más del 360% en los 4 meses que habían pasado desde el principio del año!

Y tras una lenta bajada a lo largo de casi 3 meses, el 20 de julio Chainlink tocó fondo, en un mínimo relativo que llevó a la moneda a los 13,78 USD. Un precio menor que todos los valores que la moneda había tenido a partir de febrero de 2021, pero no mucho menor que los 19,10 que fueron el máximo absoluto anterior a 2021.

Y, después de todo, LINK lleva un tiempo oscilando entre los 20 y los 30 USD después de recuperarse de dicha bajada.

Como hemos visto en muchas monedas, las correcciones que tienen lugar después de las burbujas suelen dejar a la moneda bastante más alta que antes de dicha burbuja.

¿Cuánta moneda hay en circulación?

De los 1000 millones de monedas que teóricamente puede llegar a haber en circulación, ahora mismo hay 446 millones en el mercado, dando al total de la moneda un valor o capitalización de mercado de 11.389 millones de USD.

Chainlink está diseñado de forma que el 35% del LINK se distribuya como incentivo para los nodos, otro 35% se distribuyo en forma de venta pública, y el 30% restante se asignó a la compañía para continuar el desarrollo.

Esta es la pregunta que nos hacemos. Por supuesto, nadie sabe lo que va a pasar porque siempre hay muchos factores en juego, como por ejemplo:

  • El precio de Bitcoin y Ethereum (Chainlink sigue siendo una altcoin para muchos)
  • La economía global
  • Las nuevas leyes de los diferentes países
  • La impresión del público general sobre las criptomonedas y Chainlink en particular
  • Crecimiento en el uso real del potencial de la tecnología de Chainlink, como la DeFi
  • Mayor concienciación medioambiental en la comunidad de las criptomonedas, que hará que se aprecien más las tecnologías de cadena de bloques sin minado

Teniendo en cuenta la trayectoria de estos últimos años, las proyecciones son muy optimistas a largo plazo. Pero es inevitable que haya correcciones y baches en el camino (Chainlink no va a subir siempre a corto plazo).

Conclusión

Chainlink cubre un rol muy necesario en el ecosistema de las aplicaciones distribuidas y los contratos inteligentes, de forma especialmente notable en las finanzas distribuidas, y esperamos que la plataforma Chainlink siga creciendo en volumen.

No podemos decir que sea una buena inversión para todo el mundo, pero a nosotros nos gusta más que la mayoría de criptomonedas. Os animamos a aprender más sobre esta cadena de bloques, y cualquier forma de inversión en ella, aunque sea comprar LINK en un intercambiador, financia de alguna manera la red Chainlink y hace más probable que siga siendo un éxito.

Esperamos que hayáis encontrado algo nuevo en este artículo, y que os hayáis podido formar vuestra propia opinión sobre las inversiones en Chainlink.

Intercambiadores de criptomonedas recomendados

Plataforma
Nota
Regulada
Bonos
Depós. mín.
Ret. medios
1.
CoinEx –

No

Comisión de transacciones gratis

10 USDT

753%

2.
Huobi –

Hasta 170 USD en puntos

0

769%

3.
Binance –

No

30% descuento en comisiones

No

768%

4.
Kraken –

No

1 USDT

723%

5.
Coinbase –

10 USD 1ª operación > 100 USD

No

758%