Billeteras calientes y frías: ¿cuál es la diferencia?

Para los nuevos en el mundo de las criptos, es crucial aprender los conceptos básicos para almacenar tus monedas de forma segura.

En esta guía conoceremos qué son las billeteras calientes y las billeteras frías, y explicaremos en qué se diferencian para ayudarte a elegir la más adecuada para ti.

¿Qué es una billetera de criptos?

Una billetera de criptos permite guardar, enviar y recibir criptomonedas. En pocas palabras, se trata de una cuenta bancaria digital exclusivamente para criptomonedas.

Una definición más técnica sería que las billeteras de criptos son software que almacenan claves públicas y privadas utilizadas para administrar tus monedas digitales e interactuar con redes blockchain.

Por otra parte, las billeteras con custodia son aquellas donde las claves privadas de tu billetera son guardadas por un tercero, lo que las hace menos seguras ya que los usuarios deben confiar en el proveedor de la billetera.

La diferencia principal entre las billeteras calientes y las billeteras frías es que las calientes están conectadas a Internet, mientras que las frías no lo están. Por lo tanto, las billeteras frías se consideran una opción más segura para almacenar activos digitales.

Ahora conozcamos más sobre estos dos tipos de billeteras.

Billeteras calientes

Las billeteras calientes, también conocidas como billeteras o carteras de software, son las más comunes porque son fáciles de configurar y usar. Al crear una cuenta en una plataforma de exchange y descargar la app móvil o de escritorio, estarías creando una billetera caliente.

Las billeteras calientes están destinadas al usuario común que intercambia criptos regularmente mediante un exchange o que las utiliza para compras diarias. Al estar conectadas a Internet, se pueden realizar transacciones de criptos sin problemas desde el teléfono o computador.

Las billeteras creadas en plataformas de exchange suelen ser calientes. Sin embargo, varias plataformas importantes han optado por almacenar la mayor parte de los fondos de sus usuarios en billeteras frías para incrementar la seguridad. Esta es una función que las billeteras calientes estándar creadas desde la web o dispositivos móviles no poseen.

Si bien las billeteras calientes son populares por su facilidad de uso, su mayor inconveniente es la seguridad. Cuando se trata de monedas digitales, no se recomienda almacenar grandes cantidades en una billetera caliente, sea en la web o móvil, ya que los fondos quedan expuestos a posibles amenazas de seguridad, como robos y estafas cibernéticas.

Por lo tanto, guarda solo una pequeña cantidad de criptomonedas en billeteras calientes y tu inversión a largo plazo en “almacenamiento en frío”, es decir, en una billetera fría.

Billeteras frías

Las billeteras frías son consideradas el almacenamiento más seguro ya que no están conectadas a Internet. A diferencia de las calientes, una billetera fría solo debe conectarse a la red para realizar una transacción.

Entre las billeteras frías tenemos billeteras de hardware y billeteras de papel. Las de hardware son las más populares porque son fáciles de usar y cuentan con atención al cliente proporcionada por el fabricante.

Las billeteras de hardware utilizan un medio físico (generalmente una memoria USB) para almacenar la clave privada, lo que las hace completamente inaccesible para los piratas informáticos y otras partes malintencionadas.

Para almacenar criptos en una billetera de hardware, se envían desde una billetera caliente a la dirección pública de tu billetera de hardware. En cambio, si deseas enviar criptos desde tu billetera de hardware a un amigo o para un intercambio, debes conectar tu billetera de hardware a Internet utilizando el software diseñado para la billetera, y luego procesar la transacción utilizando tu clave privada.

Las billeteras de papel tienen un funcionamiento similar a las de hardware, pero en lugar de un dispositivo USB, la dirección y la clave privada están escritas o impresas en papel. Este tipo de billetera debe guardarse de forma segura en una caja fuerte o en algún lugar donde no se pueda encontrar fácilmente para evitar que algún tercero tenga acceso a los activos.

Para hacer transacciones desde una billetera de papel, la billetera debe importarse a una billetera caliente por medio de un escaneo de claves privadas y así acceder a las monedas.

Aunque la seguridad de las billeteras frías es muy superior, el principal inconveniente es su falta de practicidad para el uso diario, ya que enviar o recibir criptomonedas implica un proceso más complicado.

Elegir una billetera

Elegir una billetera de criptomonedas depende completamente de tus preferencias y necesidades. Por ejemplo, si tu estrategia es comprar y ‘holdear’ Bitcoin (conservar las criptomonedas por mucho tiempo sin venderlas), sería mejor guardar tus monedas en una billetera fría.

Por el contrario, si gastas criptomonedas regularmente, es probable que sea más cómodo guardar algunas en una billetera móvil.

Sin importar cuál de las dos elijas, siempre recomendamos usar billeteras sin custodia para que solo tú tengas acceso a las claves privadas de la billetera. De esa manera, serás la única persona con el control total de tus fondos.

Intercambiadores de criptomonedas recomendados

Plataforma
Nota
Regulada
Bonos
Depós. mín.
Ret. medios
1.
Binance –

No

30% descuento en comisiones

No

768%

2.
Kraken –

No

1 USDT

723%

3.
Coinbase –

10 USD 1ª operación > 100 USD

No

758%

4.
StormGain –

No

25 USD trading bonus

0,0002 BTC

739%

5.
CoinEx –

No

Comisión de transacciones gratis

10 USDT

753%

Relevant news